lunes, 25 de febrero de 2013

Un domingo en el Parque de María Luisa.

Llevábamos casi una semana con lluvia en Sevilla, y por fin, ayer domingo, amaneció con Sol.

Así que decidí, que antes de ir a comer a casa de mis amigos, María y Curro, me iría con Bimba a pasear y disfrutar de ese Sol que tantos días llevaba escondido.

Y que mejor sitio para que Bimba pudiese correr y yo disfrutar de un buen paseo, que el Parque de María Luisa. Uno de mis rincones preferidos de la ciudad y que no me canso de recorrer.

Así que, para allí nos fuimos!!!



Cuenta la historia, que los jardines, formaban parte de los jardines del Palacio de San Telmo, que fueron donados en 1893 por la Infanta María Luisa Fernanda de Orleans.
El parque, lo donó dicha Infanta, que siempre pregonaba su amor por Sevilla.

En el año 1929 y debido a la Exposición Iberoamericana, se le añadieron parte de los terrenos del Prado de San Sebastián, los naranjos del Palacio de San Telmo, los Jardines de las Delicias y el Huerto De Mariana, donde se ubica la Plaza de América.

Es maravilloso caminar por sus calles nominadas con famosos nombres, que te llevan hasta la Plaza de América, dónde una gran cantidad de palomas, se agrupan hasta formar un increible manto blanco que hace que al Parque de María Luisa se le conozca también como el parque de las palomas.














Paseando por el parque, puedes encontrar acacias, olmos milenarios, rosaledas, laureles, flores... Y un maravilloso estanque lleno de patos, cisnes y pavos reales que atraen la atención de los más pequeños, que tímidamente se acercan hasta ellos para darles de comer. Y también de Bimba, que estuvo a punto de saltar al agua!!!!





Maravillosos rincones dónde sentarte a leer ó a disfrutar del silencio, que solo rompen los pájaros......


Paseos por avenidas llenas de narajos que empiezan a florecer, y que harán que Sevilla, muy pronto, huela a azahar...


Paseos en coche de caballos para recorrer el parque, sin duda una de las mayores atracciones para los turistas que llegan a la ciudad.


Sin duda, Bimba y yo, pasamos una mañana increible, paseando y recorriendo cada rincón del Parque. Pero sin ninguna duda, pasaría las horas en Plaza de España. No hay un solo rincón que no me guste.......



Y de allí, nos fuimos a comer a casa de María y Curro. Hacía un mes que no les veía y además de las ganas de pasar el día con ellos, me moría por ver a Manuela y a Mini, mis sobris a las que quiero con verdadera locura!!!!.

Con esta foto del paseo que dieron Manu y Bimba, os dejo......

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.